Que increíble!! Un año en este hermoso lugar llamado Pichilemu….

Cómo pasa el tiempo… pareciera que fue ayer cuando tome la decisión de dar un vuelco rotundo a mi vida, plantearme este nuevo desafío me hizo muy bien… cambiar la bulla de la ciudad por el silencio que radica acá, dejar en cierto modo a mi familia… pensé que me costaría muchísimo, pero la tecnología que hoy existe ayuda montón.

Quiero contarles que un día como hoy 3 de marzo de 2014 llegue a Pichilemu acompañada de mis padres y mis hermanos… tengo que confesar que me sentí cuando por primera vez vas al colegio y toda la familia te quiere acompañar. Un amigo radioaficionado y su señora me prestaron su casa de veraneo para que me quedará mientras buscaba un hogar, ahí pasé la primera alerta de tsunami… que susto, por primera vez vivía algo así, menos mal que estaba con mis compañeros de trabajo en un cumpleaños, aquí sentí el compañerismo y además darme cuenta que muchas personas me querían y me estiman de verdad, recibí muchos llamados, WhatsApp, mensajes en Facebook, todos preocupados y no tan sólo amigos de Chile sino también del extranjero… Así fue y partí a la zona de seguridad, gracias a Dios no pasó nada, pero la incertidumbre… el sentirte tan lejos de tus seres más queridos te aterra.

www.kizoa.com_collage_2015-03-03_18-33-05
Dice el dicho pueblo chico… infierno grande, todos se conocen, no llevaba tres meses acá y un periodista me sorprendió, llego a mi lugar de trabajo y pensé que quería entrevistar a mi Jefe… pero en realidad fue a mí, se enteró que soy Radioaficionada y eso le agrado, me realizó la entrevista y salí en el diario “La Voz de la región de la Provincia de Cardenal Caro” de esta forma conocí a mucha gente linda, bomberos, Presidente Junta de Vecinos de Cáhuil y muchas personitas más. Con el pasar de los meses fui invitada a participar de una actividad llamada “Cicletada por la Educación Superior en Pichilemu”, donde otro amigo radioaficionado en conjunto con Carabineros y la Cruz Roja coordinamos la seguridad, fue muy grato ser partícipe de este gran evento. Así fueron surgiendo nuevos sueños por ejemplo ayudar al Hogar de Ancianos Enrique Padros Claret, traer la Clínica Dental Móvil a la localidad de Cáhuil y así se fue materializando todo, amigos de Rancagua me ayudaron con donaciones para los abuelitos y mis amigos Odontólogos que escucharon mi inquietud y se llevó acabo.

No me he dado cuenta del pasar del tiempo me siento bendecida por lo que estoy viviendo, el cariño de su gente, su hermoso paisaje, su playa… su entorno y todo lo místico que esto envuelve.

Hoy vivo en otro lugar a una cuadra de la playa, casa por donde pasó el tsunami del 27F, me siento inmensamente feliz y con muchos sueños que faltan por cumplir en post de la comunidad.

Gracias.
73’s